Ethereum piensa que puede cambiar el mundo – Se está quedando sin tiempo para demostrarlo

El sistema de blockchain tiene enormes problemas técnicos por solucionar. Pero primero, sus discípulos necesitan descubrir cómo gobernarse a sí mismos.

Finales de octubre. Fuera del extenso Centro de Congresos de Praga, no solo está cambiando el clima, sino que el mundo de la criptomoneda se está derrumbando, como lo ha hecho durante gran parte de este año. Las expectativas por los sistemas de blockchain, tan altas como el cielo hace tan solo un año, están cayendo casi tan rápido como los precios de las monedas basadas en ellos. Pero por dentro, el estado de ánimo es bastante diferente. Aquí en la Devcon, la “reunión familiar” anual organizada por la Fundación Ethereum, está en pleno apogeo, y apenas se puede encontrar un indicio de negatividad.

Por el contrario, hay muchos abrazos, ropa con temática de unicornio y una sensación de entusiasmo por el futuro. A esta multitud no le importa lo que esté sucediendo afuera. Pase lo que pase aquí, se trata de mucho más que dinero mágico de internet.

Ethereum ya es la criptomoneda más famosa después de Bitcoin y la tercera más grande en valor total. Sin embargo, a diferencia de las demás, su objetivo es servir como una plataforma de computo de propósito general que, según sus partidarios, posibilite formas completamente nuevas de organización social. El tema central de la Devcon es “Ethereum 2.0”, una actualización radical que finalmente permitiría a la red darse cuenta de su verdadero poder.

Sin embargo, la verdad incómoda es que toda la positividad en Praga enmascara preguntas abrumadoras sobre el futuro de Ethereum. El puñado de investigadores, desarrolladores y administradores idealistas a cargo de mantener su software están bajo una presión cada vez mayor para superar las limitaciones técnicas que obstaculizan el crecimiento de la red. Al mismo tiempo, han surgido competidores bien financiados, que afirman que sus blockchains funcionan mejor. Las medidas de represión por parte de los reguladores y una comprensión cada vez mayor de lo lejos que están las aplicaciones de blockchain de estar listas para la hora de la verdad, han espantado a muchos inversionistas de criptomonedas: el valor de mercado en dólares de Ethereum ha caído más del 90% desde su punto máximo en enero pasado.

La razón por la que la Devcon se siente tan optimista a pesar de esta tormenta es que las personas que construyen Ethereum tienen algo más grande en mente, algo que podría cambiar el mundo, de hecho. Sin embargo, para lograr su objetivo, esta comunidad diversa necesita resolver un problema tan complicado como cualquiera de los desafíos técnicos que enfrenta: cómo gobernarse a sí misma. Debe encontrar una manera de organizar una red global dispersa de contribuyentes y partes interesadas sin sacrificar la “descentralización”: el principio que cualquier comunidad de criptomonedas busca tener, que no sea una sola entidad o grupo la que tenga el control.

¿Es esto posible? Otras comunidades de blockchain, incluido Bitcoin, han sufrido con las luchas internas y el estancamiento sobre los tipos de actualizaciones de software más importantes que Ethereum está planeando. El hecho de que la comunidad pueda hacer que Ethereum 2.0 se haga realidad no es solo importante para los especuladores de criptomonedas y los nerds de blockchain: puede llegar al centro de la gestión de la sociedad.

El efecto CryptoKitties (CriptoGatitos)

Para comprender la emoción que rodea a Ethereum, primero debe comprender la emoción que rodea a las blockchains en general, y luego lo que hace a Ethereum diferente. (Salte los siguientes cuatro párrafos si ya lo sabe).

Un blockchain es esencialmente una base de datos compartida, almacenada en múltiples copias en computadoras de todo el mundo. Estas computadoras se conocen como “nodos” y cualquier computadora en Internet puede convertirse en un nodo en una red de blockchain al instalar y ejecutar software especialmente desarrollado. Lo que hace diferente a blockchain de una base de datos regular es que, gracias al uso innovador de las criptomonedas, no es necesario que una autoridad central como un banco o gobierno la mantenga. Los nodos ejecutan el software y, en conjunto, se aseguran de que cada nueva transacción siga ciertas reglas antes de agregarla al blockchain.

Este proceso, llamado minería, requiere mucha computación. Eso hace que sea muy difícil alterar el registro de transacciones del blockchain, ya que hacerlo generalmente depende de controlar la mayor parte de la potencia minera de la red, y eso requeriría un enorme gasto de recursos. Por lo tanto, el blockchain ideal es “descentralizado”, es decir, tiene muchos usuarios independientes para que nadie tenga el control.

La primera aplicación de blockchain fue Bitcoin, un sistema para pagos peer-to-peer. Ethereum tiene un camino más ambicioso. En lugar de solo procesar y almacenar transacciones monetarias, se supone que sus nodos funcionan colectivamente como una “computadora mundial” en la que, mediante lenguajes de programación especializados, las personas pueden crear aplicaciones que lucen y se sienten muy parecido a las que ya están en nuestros teléfonos, excepto que nadie está a cargo de ellas.

Estas aplicaciones descentralizadas, o “dapps”, pueden incluir elementos como sistemas de votación, mercados de comercio o incluso redes sociales: imagine un Twitter o Facebook que nadie posee. Al estar descentralizados, serían teóricamente inmunes a los intentos de manipularlas o clausurarlas. Para los creyentes más ávidos de Ethereum, estas contienen la promesa de una clase de sociedad democrática completamente nueva en la que es mucho más difícil concentrar la riqueza y el poder, ocultar la corrupción y ejercer una influencia sombría tras bastidores.

Hace un año, prácticamente siglos en tiempo de criptomonedas, los inversionistas estaban invirtiendo miles de millones de dólares en proyectos prometedores que creaban dapps. Invirtieron a través de ofertas iniciales de monedas, en las que los fundadores de la empresa blockchain recaudan dinero, al estilo de crowdfunding, mediante la venta de fichas digitales. Los precios de las monedas, incluyendo Ether, la propia criptoficha de Ethereum, se dispararon. Muchos de sus fanáticos creían que el blockchain y las criptomonedas desplazarían rápidamente a los intermediarios financieros tradicionales, derrumbarían a las empresas monopolísticas de Internet y descentralizarían la web.

CRYPTOKITTIES

Tal vez sea apropiado que un juego infantil fuera lo que matara el estado de ánimo. Los CryptoKitties, lanzados a fines de 2017, son coloridos gatos animados, como las versiones digitales de Beanie Babies, los animales de peluche que se convirtieron en una locura coleccionable en los años noventa. Al igual que los Beanie Babies, los CryptoKitties son todos únicos en alguna forma, pero a diferencia de los Beanie Babies, estos pueden reproducirse. La singularidad de cada gatito se verifica en el blockchain de Ethereum mediante una clase de ficha especial, y los jugadores pueden comprar, vender o “criar” gatos con Ether.

El problema fue que CryptoKitties se volvió demasiado popular demasiado rápido. Al igual que con los Beanie Babies, algunos gatitos se volvieron muy preciados, su valor de cambio llegando a los $170,000 en Ether. La loca rapidez por criarlos dio lugar a un aumento repentino de seis veces en el volumen de transacciones que obstruyó la red y frenó el funcionamiento de Ethereum. Esto expuso la verdad: la tecnología es inmadura, incapaz de manejar los tipos de cargas de trabajo que demandarían las grandes dapps.

“Creo que la gente pudo haberse apresurado,” dice Jamie Pitts. Estamos sentados al margen en la Devcon, la cual fue financiada y organizada por el empleador de Pitts, la organización sin fines de lucro Fundación Ethereum, con sede en Suiza. La fundación no es grande en títulos, pero Pitts es una especie de administrador. Ayuda a pastorear las mejoras técnicas del software de Ethereum, un trabajo que puede ser como arrear gatos de la vida real.

Pitts, un desarrollador web introspectivo y de voz suave, es un verdadero creyente de Ethereum, y lo ha sido desde que comenzó a investigar el libro blanco de Vitalik Buterin en 2013 (cada criptomoneda comienza con un libro blanco que describe sus principios técnicos). Sin embargo, no se hace ilusiones sobre sus capacidades actuales. “Es como una computadora extraña de los años 70”, dice con una sonrisa cariñosa. Buterin, el enigmático y joven creador de Ethereum, usa una comparación un poco menos peyorativa, y lo llama “un teléfono inteligente de 1999 donde se puede jugar a Snake”.

Decenas de inversionistas y empresarios habían sobreestimado lo que el blockchain de Ethereum puede hacer y convencieron a otros de invertir miles de millones en sus proyectos. “Estaban pensando cosas como: ‘Oye, podría construir esta compañía médica con el blockchain de Ethereum… y un médico podrá ir a algún lugar y su estetoscopio hablará con su iPad o algo así el blockchain,’ ¿verdad?” dice Pitts riendo. “CryptoKitties realmente puso un poco de miedo en sus corazones”.

Al exponer la debilidad inherente de la red, CryptoKitties ayudó a los inversionistas a darse cuenta de su error. De repente, se interesaron mucho más en la hoja de ruta técnica de Ethereum. “Ellos ahora están tratando de influir en lo que sucede”, dice Pitts.

Vitalik sosteniendo un Lambo

Es por eso que el tema de la gobernabilidad es un tema tan candente en Praga. La manía de 2017, cuando las criptomonedas se dispararon y los inversionistas se acumularon, hicieron que el mapa de los accionistas de Ethereum fuera mucho más complicado. El fiasco de CryptoKitties, y una serie de desafíos posteriores, dejaron en claro que todos necesitaban una mejor manera de trabajar juntos para resolver los problemas técnicos de Ethereum.

La tarde antes de sentarme con Pitts, él y Hudson Jameson, que también trabaja para la fundación, ayudaron a dirigir una discusión sobria sobre cómo crear mejores procesos de toma de decisiones.

Los panelistas hablan durante una sesión sobre gobernabilidad. De izquierda a derecha: Boris Mann, un voluntario de Ethereum y empresario de blockchain; Sarah Friend, artista y diseñadora de software para la Fundación Ethereum; y los empleados de la fundación Jamie Pitts y Hudson Jameson (con un atuendo de Halloween, vestido como un personaje de Saturday Night Live).

Jameson, quien tiene una formación en ciencias de la computación y un amigable gangueo texano, administra el foro de toma de decisiones más importante que tiene Ethereum en la actualidad: la convocatoria quincenal entre el grupo de autodenominados desarrolladores principales. La reunión puede atraer entre 15 y 30 asistentes, dependiendo de cuán polémicos sean los elementos en la agenda.

Jameson a menudo muestra una paciencia admirable durante estas llamadas transmitidas por YouTube. Pero en Praga, hay un indicio de exasperación en su voz cuando se dirige a una multitud de alrededor de 100 personas. Las complicadas preguntas técnicas están probando los límites del aún muy simple sistema de gobierno de Ethereum, dice: “No tenemos suficiente gente que realmente nos ayude con estas cosas”. Eso significa que las mismas personas están tomando las decisiones una y otra vez; la comunidad necesita foros mejores y más accesibles para la discusión técnica y la toma de decisiones.

¿Cómo es la gobernanza de Ethereum ahora? Jameson hace la pregunta retóricamente antes de pasar a su siguiente diapositiva de PowerPoint, que muestra una ilustración de un Buterin de tamaño cósmico que sostiene un Lamborghini en sus manos. (Los “Lambos” se han convertido en un símbolo irónico de la cripto-riqueza.) “Es Vitalik sosteniendo un Lambo”, dice secamente. Algunos en la multitud se ríen.

Jameson está bromeando, en mayor parte. Sin embargo, todos saben que, para poder descentralizar todas las ambiciones de Ethereum, Buterin sigue siendo su estrella del norte. Cuando han surgido tiempos difíciles en el pasado, la comunidad se ha apoyado mucho en él para guiarlos.

“El pensamiento de Vitalik nos ha influenciado mucho”, dice Pitts. “Su espíritu y su perspectiva de la vida y esas cosas. Su humildad y su austeridad. Hay tantas características de él, incluso su humor, hay tantas formas en las que ha influenciado a todos los que están aquí, y ha atraído a personas con valores similares”.

Vitalik Buterin, el fundador de Ethereum, en una imagen irónica de él como una deidad que sostiene un Lamborghini.

Buterin, un niño geek y dotado cuya familia abandonó Rusia cuando tenía seis años para mudarse a Canadá, descubrió Bitcoin cuando aún era un adolescente que jugaba a World of Warcraft en Toronto, y estaba tan inspirado por los blockchains y las criptomonedas que abandonó la universidad para centrarse en eso. Pero si bien Buterin amaba Bitcoin, lo encontraba limitante. Así que se dispuso a diseñar un sistema de blockchain que podría hacer más que solo administrar un almacén de valores digitales.

A los 19 años, publicó el libro blanco que describe a Ethereum. En él, explicó cómo creía que ciertas ideas de Bitcoin podrían usarse para crear una plataforma informática descentralizada. Debido a que no tendría un solo componente cuyo fallo pudiera derribar todo, y no estaría sujeto al control por ningún intermediario central, tal plataforma nunca podría cerrarse. Para Buterin, eso significaba liberarse de la censura en línea, la vigilancia y otras formas de poder centralizado.

Obviamente, alguien con tal visión no se iba a conformar con Beanie Babies digitales. La misión de Ethereum, según la visión de Buterin, es llegar a los aproximadamente 1.700 millones de adultos en todo el mundo que no tienen una cuenta bancaria o acceso a un proveedor de dinero móvil. En diciembre pasado, cuando el precio de Ether estaba en alza y el valor total de todas las criptomonedas era de más de $500 mil millones, Buterin fue a Twitter para desafiar a los desarrolladores de blockchain. “¿A cuántas personas sin banca hemos metido en esto? ¿Cuántos negocios resistentes a la censura hemos habilitado para la gente común?” preguntó. “No lo suficiente.”

Ethereum 2.0

En el escenario de la Devcon, Buterin es alegre y optimista sobre el futuro de Ethereum. Delgado como un riel, anguloso, y vestido con una camiseta negra y pantalones negros, inconscientemente retuerce sus muñecas y agita sus manos mientras habla, de una manera casi infantil, y sus otros movimientos lucen bastante robóticos. Sin embargo, la audiencia de casi 3,000 desarrolladores y empresarios, en su mayoría hombres de 20 y 30 años, está embelesada. Ellos creen en su visión.

El discurso de Buterin, que está plagado de jerga oscura y acrónimos, se centra en Ethereum 2.0. La etiqueta se refiere a “una combinación de un montón de características diferentes de las que hemos estado hablando durante varios años, investigando durante varios años y construyendo activamente durante varios años, que finalmente se unirán en este único conjunto coherente”, proclama.

Buterin en el escenario de la Devcon.

El problema que Buterin y algunos colaboradores de confianza han tratado de resolver por años es que las debilidades fundamentales de Ethereum, y las razones por las que CryptoKitties fue capaz de colapsarlo, se derivan del mismo núcleo del que están construidas casi todas las criptomonedas existentes.

Para crear una aplicación en Ethereum, se utiliza un lenguaje de programación especializado para escribir los llamados contratos inteligentes. Estos son programas que se ejecutan automáticamente cuando se cumplen ciertas condiciones, por ejemplo, cuando el precio de algo cae por debajo de cierto valor. El blockchain de Ethereum rastrea los cambios en el estado de todos los contratos inteligentes almacenados en él.

Para ejecutar contratos inteligentes, los usuarios deben pagar una tarifa en Ether, llamada “gasolina”. La gasolina es lo que mantiene a todo el sistema en funcionamiento. En última instancia, las tarifas se destinan a los propietarios de nodos que realizan la minería: el trabajo costoso (porque consume mucha electricidad) de ejecutar los cálculos que agregan datos al blockchain.

CryptoKitties proporciona un buen ejemplo de cómo funciona esto en la práctica. Para crear su propio gato único, primero debe comprar uno en el sitio web del juego. Una transacción en el blockchain le transfiere la propiedad inmutable del gatito. Para “criar” a su gatito con otro, simplemente envíe suficiente gasolina a un contrato inteligente en el blockchain. El juego mezcla automáticamente el “ADN” de los dos padres, crea un nuevo gatito y, en otra transacción, almacena pruebas en el blockchain de que usted es el único propietario.

Ethereum solo puede manejar aproximadamente 15 de estas transacciones por segundo, en promedio. Dependiendo de cuán congestionada esté la red, puede tomar largos períodos de tiempo antes de que una transacción sea definitiva. (A modo de comparación, la red de pagos de Visa maneja un promedio de 2,000 transacciones de tarjeta por segundo y tiene capacidad para decenas de miles). Esta lentitud es inherente al diseño: dado que cada nodo almacena y procesa cada transacción, los contratos inteligentes son extremadamente difíciles de interrumpir o detener. La otra cara es que el sistema es tan lento como su nodo más lento.

La Devcon está llena de discusiones animadas sobre los planos para resolver los problemas técnicos de Ethereum. Tres términos en particular: “fragmentación”, “plasma” y “Casper”, aparecen en casi todas las conversaciones. Programados para ser parte de Ethereum 2.0, juntos prometen aumentar drásticamente la capacidad del sistema para manejar transacciones sin sacrificar su capacidad de recuperación, y reducir sustancialmente las emisiones de carbono de la creciente red de computadoras que consumen energía de Ethereum.

Se supone que la fragmentación (sharding) funciona mediante la partición de los datos del blockchain. En lugar de almacenar y computar cada contrato inteligente, los subconjuntos de nodos manejarían partes más pequeñas del conjunto.

El plasma es un sistema que permitiría a los usuarios realizar transacciones entre ellos sin tener que pasar siempre por el blockchain principal. Esencialmente, acuerdan abrir un canal de comunicaciones privado y seguro, y usarlo para hacer cosas como cambiar criptomonedas o jugar un juego. Cuando terminen, pueden agregar todas las actualizaciones al blockchain principal en una sola transacción.

Casper, el fantasma amigable

El proyecto más ambicioso de todos, sin embargo, es Casper. Encabezado por Buterin y el investigador de Ethereum, Vlad Zamfir, lleva años en desarrollo. El objetivo es reinventar la forma en que las computadoras en una red pública de blockchain alcanzan el consenso.

Para funcionar como una red descentralizada que ninguna entidad única controla, cualquier criptomoneda requiere un protocolo de consenso, un proceso que los nodos de su red de blockchain utilizan para acordar, una y otra vez, que la información en el blockchain es válida. Para Ethereum, Bitcoin y la mayoría de las otras criptomonedas, el algoritmo central es un algoritmo llamado prueba de trabajo.

La prueba de trabajo funciona como una carrera. Las computadoras diseñadas para la minería de criptomonedas dedican enormes cantidades de poder de procesamiento a adivinar repetidamente la solución a un rompecabezas matemático. El primero en resolver el rompecabezas puede agregar un nuevo “bloque” de transacciones válidas a la cadena de las anteriores, y recibe una recompensa en criptomonedas. La idea detrás de la prueba de trabajo es que los posibles atacantes son disuadidos por el costo masivo del hardware de la minería y la electricidad que necesitarían para manipular el libro mayor.

El creador de Bitcoin, Satoshi Nakamoto, no inventó las pruebas de trabajo, pero tuvo la idea inspirada de usarlas como una forma de hacer que la participación en una red de blockchain esté abierta al público. Cualquier persona con el hardware adecuado y suficiente electricidad puede explotar Bitcoin, Ether y criptomonedas similares, sin necesidad de tener permiso.

El protocolo de consenso de Nakamoto fue revolucionario. Pero “es absolutamente horrible desde cualquier perspectiva que se relaciona con el rendimiento”, dice Emin Gün Sirer, científico informático y experto en criptomonedas de la Universidad de Cornell. No solo es dolorosamente lento; usa demasiada electricidad.

“La energía gastada es un enorme múltiplo de la energía real requerida para construir el blockchain”, dice Sirer. Aunque Ethereum quema mucho menos que Bitcoin, las estimaciones recientes sugieren que, aun así, consume casi tanta electricidad como un país pequeño, mientras que Bitcoin consume casi tanto como uno bastante grande. (Las cantidades fluctúan, pero en el momento de escribir este artículo, el consumo de Ethereum estaba a la par con el de Costa Rica y Bitcoin estaba aproximadamente al mismo nivel que Bangladesh).

Buterin reconoce que esto tiene que cambiar. “El impacto social de quemar enormes cantidades de recursos tiene consecuencias”, me dijo cuando hablé con él en la Devcon. Se “desperdician” miles de millones de dólares a través de las pruebas de trabajo, lo que se traduce en una “pérdida de recursos que se extiende a todos los usuarios de criptomonedas, y en última instancia, a través de todas las externalidades ambientales, a cada persona en la sociedad”. También es bastante malo para la marca: “Por ejemplo, podría significar la diferencia entre cualquiera que realmente se preocupe por el medio ambiente queriendo ser tu amigo contra su intento de detenerte”.

La audiencia en la Devcon.

El algoritmo que Buterin y sus discípulos han elegido como reemplazo se llama prueba de inversión. Basado en los enfoques descritos por primera vez en la década de 1980, la prueba de inversión se basa en los “validadores”: miembros de la red que, de manera simple, verifican y atestiguan que las transacciones agregadas a la cadena son válidas. Su incentivo para ser honestos es que deben depositar, o “invertir”, sumas sustanciales de dinero (el plan actual es de 32 Ether, aproximadamente $2,800 al momento de escribir este artículo). Cuando terminan con su papel de validadores, pueden recuperar el dinero; si han sido deshonestos, podrían perderlo.

Los mecanismos para elegir cuáles validadores pueden agregar nuevos bloques a la cadena y penalizarlos por mal comportamiento deben incorporarse en el algoritmo. Hacer eso de una manera justa y sostenible se basa en resolver problemas en teoría de juegos, economía y ciencias de la computación. También está la cuestión de cómo diseñar un sistema que pueda manejar un gran número de validadores sin colapsar. Finalmente, las redes de prueba de inversión son vulnerables a ciertos ataques maliciosos a los que los sistemas de prueba de trabajo no lo son (lo contrario también es cierto), y los investigadores de Ethereum aún luchan por determinar la mejor manera de defenderse contra ellos.

La vieja búsqueda para reemplazar las pruebas de trabajo se ha desarrollado de buena forma y comienza. Se han descartado ideas prometedoras y se han retrasado los plazos. Eso podría ser parte de la razón por la cual, a pesar del optimismo de Buterin en la Devcon, su incitante discurso no ofrece una línea de tiempo para completar la actualización.

Muchos de los problemas que confunden a los desarrolladores de Ethereum son bien conocidos por más de una década, dice Sirer, quien sugiere que tal vez esta es la razón por la que Nakamoto inventó un enfoque diferente para Bitcoin. “El hecho de que no hayan podido implementar un protocolo de trabajo aún me dice que este es un problema realmente difícil”, dice Sirer. “No solo eso, sino el hecho de que nadie más ha podido hacer esto. Ni siquiera los académicos han podido hacerlo”.

Unicornios y arcoíris

Ethereum 2.0, dice Buterin, podrá manejar volúmenes de transacciones mil veces más grandes que la versión actual, lo que le permitirá convertirse verdaderamente en la computadora mundial que imaginó. En el escenario, y más tarde en persona, exuda una confianza nerd que implica que esto es simplemente una cuestión de curso.

Ninguno de los empleados de la fundación, desarrolladores y otros asistentes con los que hablé en la Devcon expresaron dudas sobre Buterin o las perspectivas de Ethereum 2.0. |Pero algunos son más circunspectos sobre los desafíos.

Lane Rettig, uno de los principales desarrolladores de Ethereum.

Lane Rettig, uno de los autodenominados desarrolladores principales, hace eco de las preocupaciones de Jameson sobre la necesidad de mejores sistemas de toma de decisiones: “Las cosas que necesitamos resolver son más complejas. El problema de coordinación es cada vez más difícil. Hay más personas involucradas, más organizaciones, más software”. Rettig, cuyo atuendo durante la Devcon contenía unos pantalones de pijama negros con unicornios blancos y rosados y arcoíris, dice que además de la escalabilidad técnica, es igual de urgente que la comunidad logre la “escalabilidad social”.

Un problema clave que tiene Ethereum es que el proceso para realizar cambios en el software no está completamente definido, dice Pitts. Para solucionarlo, él y el desarrollador principal Greg Colvin están encabezando una nueva organización llamada Fellowship of Ethereum Magicians (“Comunidad de magos de Ethereum”). La están modelando por el Internet Engineering Task Force (“Grupo de trabajo ingeniero de Internet”), la organización de estándares de Internet abierta y dirigida por voluntarios.

Sin embargo, todo esto suena como el comienzo de una institución tradicional, con reglas y jerarquía. ¿No va eso en contra de los ideales descentralizados de Ethereum?

Quizás, pero para ganar lo que Jameson llama “las guerras de blockchain”, probablemente se necesitará más estructura. “Hay muchas paradojas en cocción aquí”, admite Rettig. “Se necesita un proceso centralizado para inventar un mecanismo de gobierno descentralizado”.

Además, mucha gente diría que Ethereum ya está más centralizado de lo que debería ser. Al igual que con Bitcoin, solo unos pocos grupos de mineros controlan la mayor parte de la potencia minera de la red. También está su continua dependencia de Buterin para su orientación, aunque Buterin lo refutó enfáticamente cuando le pregunté si él era un punto único de fracaso. “La dependencia de mí definitivamente está disminuyendo”, insiste.

En última instancia, lo que parece unir a los asistentes de la Devcon no es Buterin o una noción abstracta de descentralización. Es una creencia genuina de que la tecnología de Ethereum puede, y debería, interrumpir la forma en que los humanos se organizan a escala global. La pregunta es cuánto tiempo tienen sus partidarios para lograrlo, especialmente si el entusiasmo por las criptomonedas sigue menguando. Al final, la ambición audaz y el idealismo que se exhiben en Praga se enfrentan a la misma pregunta que el blockchain de Ethereum: ¿Podrá escalar? ¿O son solo CryptoKitties, unicornios y arcoíris?